lunes, 8 de marzo de 2010

Un mandala para pintar con los colores de tu corazón...



Si me encargaran hacer un mandala que identifique lo que es una mujer, podría tener cientos de imágenes.Pero lo espectacular no serían esas imágenes sino el centro, y de ahí partirían los movimientos.


Daría unos pasos hacia atrás y lo observaría antes de continuar, tomaría distancia para sacar la subjetividad. Y volvería al centro.


Porque no podría suplantar las fuerzas que vienen desde dentro, por otras fuerzas que nacen desde fuera del mandala.


En el centro está el amor, está el quererse bien y si ello no es así, ese centro se seca o se rompe en mil pedazos difíciles de reconstruir.


Si la mujer se quiere, puede brindarse al otro, sea su comunidad, sus romances, los hijos, la familia, los amigos...


Hay que estar muy atento en la vida, porque en algunas ocasiones la vida o no sé que fuerzas externas puede hacernos pedazos y si no estamos envueltos en telas sutiles, transparentes, resistentes,podemos fragmentarnos.


Y esa envoltura es el amor de la humanidad, llámese novio, esposo, hijos, amigos, conocidos y sobre todo lo interno, el poder querernos, cuidarnos para estar bien para nosotros y los otros.


Mi mandala en el día de la mujer, es el de todos los días. Aprendí en el recorrer, que hay momentos que puedo mejorar, cambiar...y hay otros que me tocan y no los elegí.


Es difícil abrir la mano y dejar partir...es desgarrador soltar.


Y es bueno, abrir la mano y sentir que está plena de vivencias, que las puedo recordar.


La vida te da, te quita, te devuelve o no.


Y la mujer busca recursos y lo centra para volver a re-nacer, es decir, volver a nacer y ya no se es la misma, cambia, es otra, quizás mejor...o no. Cada una de nosotras sabrá, y en este momento estará pensando cual ha sido su forma, su vida de plenitud como mujer y su propio valor.


Cuenta lo que nos dicen, pero es esencial lo que podemos saber acerca de nosotras cuando apoyamos nuestra cabeza en la almohada y vemos como y en qué transcurren nuestros pensamientos y acciones.


Mi mandala en este día, tiene la forma de todas las mujeres que han tocado mi vida, seguro que estás vos.


Comparto contigo y te deseo que seas feliz.


Acude a tu regazo.Pide audiencia y pregúntale a tu corazón qué es lo que sabe. William Shakespeare


Sobre todo te responderá: interpreta, para ello has sido creada con la mente y la sensibilidad de la mujer.


Elisa Zonis

1 comentario:

Sofía de Lourdes Fernández dijo...

Qué bello Elisa, propio de un ser tan cobijador, de una mujer tan generosa, de gran corazón, de espíritu abierto, con ojos e inteligencia escudriñadora. Compartir un espacio contigo es enriquecedor, y eso, ¡hay que celebrarlo!
Un beso