jueves, 11 de marzo de 2010

Quiero reir con vos...

Si tomáramos un registro corporal cada vez que sonreímos o reímos, nos llevaríamos una sorpresa agradable.
Disminuiríamos las enfermedades, podríamos afrontar los inconvenientes con más calma.
El cuerpo marca con signos visibles nuestro ánimo.
El cuerpo para los que nos gusta escribir es también poesía.
Y la poesía no tiene porqué ser triste, si bien es más fácil desarrollarla en esos momentos, también es un reto para hacernos más felices.
Somos artífices de nuestra vida y de nuestro devenir.
Si en una entrevista en la calle, nos sorprendieran preguntándonos:
- ¿Qué quiere Ud. para su vida?
-¿Es feliz hoy?
-¿Cuándo fue la última vez que soltó una carcajada?.
No sé si estaríamos preparados para responder prontamente, pero si sé, que reflexionaríamos de lo que estamos haciendo con esta vida, que es única y debemos saber disfrutarla.
Si estamos satisfechos: ¡Bien!
Si no lo estamos es momento de plantarnos y buscar mejorar el camino. Es una responsabilidad personal.
Disfrutemos el día.
Hoy nos toca reir...
Elisa Zonis

Video: Lo importante que es saber idiomas- Les Luthiers