viernes, 15 de enero de 2010

Hay una estrella, es de mi amigo Félix...


Querido Félix:
Quizás la amistad, quizás el querer, hace que estuviese presintiendo que algo te pasaba.
Y tuve miedo de llamar y no escuchar tu voz, o que me dijeran algo no grato.
Y así fue.
Y hoy, te sigo escribiendo como siempre, porque donde estés estoy segura que me estarás leyendo, no puede ser de otra manera.
Mi querido amigo Félix, es inteligente y sabe como hacer para escucharnos, no puede ser de otra manera. ¿Es así Féliz, digo Félix …?
Sabés, sin querer me acabo de equivocar y en lugar de poner tu nombre puse “féliz”, con un acento, pero es como debes estar, porque desde hace mucho me avisabas cuando charlábamos que ya estabas viejito, que ya tenías menos fuerza, que te molestaba, cuando querías expresar algo con una palabra exacta y no podías.
Pero lo intentabas y caías y te levantabas.
Y seguías escribiendo, y todos disfrutando de tu prosa y tu poesía.
Y ahí. Como hoy te veo feliz.
Tengo tus cartas, manuscritas, otras en la máquina de escribir, otras enviadas por e-mail.
Mi amigo Félix con su edad en la computadora, qué bueno.
Sabés Félix, me diste la posibilidad de disfrutar junto a mi familia de momentos especiales, todos leían tus cartas, todos compartimos los libros, que llegaban por correo con una dedicatoria, manuscrita con una letra especial.
Los años de amistad me han permitido conocer cuando no te sentías bien, por la forma de escribir y también cuando te recuperabas y estabas con la plenitud de los pensamientos.
Tendría tanto para escribirte. Pero no lo voy a agotar, porque vendrán más cartas y recibiré esquelitas por todos lados, en cualquier lugar donde me encuentre, porque siempre estarás presente.
Es un misterio, pero el cariño sostiene y permite que aún más allá de la muerte, que no la sabemos explicar, se está presente, aunque físicamente no te podamos abrazar.
En tu familia trasciendes, en tus amigos también.
Como cuando me despedía, te repito nuevamente: te quiero mucho.
Y a Sarita un beso grande.
Ya tus hijos, nietos y bisnietos, un cálido abrazo, y mil gracias por habernos permitido compartir con un ser tan inteligente, tan ilustrado y por sobre todas las cosas, tan buena persona.Así se trasciende.
A todos los abrazo, y en mi abrazo incluyo a mi familia.
Te quiero mucho: Elisa

P/D Nunca te olvidaremos

Elisa Zonis



1 comentario:

eGe dijo...

Como todo ser querido, y como todo ser que apreciamos, NUNCA QUEREMOS QUE SE VAYAN ... y así es FELIX, NUNCA TE IRÁS DE NUESTROS CORAZONES.
Un abrazo desde el alma para toda la familia.

Flavio Gorelik Zonis