domingo, 13 de marzo de 2011

No prometas un día...vívelo


Cada día, es importante, así encontremos un sol radiante, nieve, lluvia.
Debe importarnos el momento que vivimos y adaptarnos a esas circunstancias, aún cuando no sean favorables.
Podemos preguntarnos: ¿Favorable a qué y para qué?
Y ahí se nos abre una perspectiva más amplia, sobre todo si vemos el entorno y decidimos que ese día debe tener algo de felicidad.
Seguro que lo encontraremos, es cuestión de buscarlo y de tener actitud para resolverlo
.
También me planteo, como todos, que hay hechos desgraciados, palabras ingratas, momentos indignos, falta de contención y podría seguir haciendo una lista muy larga.
También sé que hay personas agradables, con buenas intenciones, momentos plenos, risas de niños, sonrisas de adultos, y también como lo anterior podría enumerar mucho.
No podemos depender de cómo estará el día, o de una llamada, o de una espera y ensombrecer el interior y a quienes nos rodean.

Es una libertad interior la que nos debe llenar de plenitud y acariciar nuestra alma, haciéndonos ver ese mar de estrellas y ese sol que siempre está.
Podemos cubrirnos con ese paragüas transparente que nos otorga el tararear en la calle nuestra canción favorita, o sentarnos en la vereda a ver pasar el mundo, sin ver el reloj en un día domingo.

Hoy es domingo.
¿ Probamos a regalarnos voluntad para convertirlo en un día feliz?
-Podés hacerlo y después me contás.
Yo ya tengo atrapado un sol con rayitos amarillos y un barquito de papel para navegar...y compartir.

Elisa Zonis
Video de You Tube: Toquinho- Aquarela

1 comentario:

FlavioGZ dijo...

La importancia de la sonrisa arranca primero desde nuestra cara, que debe contagiar y contagiarse de las felicidades propias y ajenas.
Seamos pioneros y participes del bienestar diario; es la base para estar rodeado de lo que queremos.
Soñemos una realidad, y tal vez, la realidad se convierta en un sueño.
Cariños para todos

Flavio Gorelik Zonis